sábado, julio 12, 2014

Sobre hormas, medidas y buen gusto



La horma, el “charme” del calzado.

Ciertamente, la horma es un componente esencial para fabricar un calzado, y una buena horma  es imprescindible para lograr que ese calzado sea un objeto de deseo.

La horma oficia de maniquí, de copia del pie, razón por la que hay que verificar sus medidas técnicas, que responden a estándares generales. Estos estándares debieran responder a estudios de campo sobre la población a la que va dirigida el producto. Son distintos los requerimientos del pie de una persona de 20 años de los de una de 60. Las hormas elegidas deben tener en cuenta el mercado al que apunta el zapato que se va montar sobre ellas.
Por otro lado, también hay una línea estética en el diseño de la horma, que influirá en el resultado final, que hará que el calzado producido, además de ser técnicamente correcto, con su calce y quebrante adecuado, sea lindo, vistoso, atractivo desde la vidriera. Esta línea estética es el gusto del maestro hormero, ya que siempre se parte de un prototipo artesanal aunque luego la producción se haga a través de sistemas computados.


Y esta línea estética la dará un balance entre los distintos volúmenes que conforman una horma, a saber, el cuadro, que abarca la zona del talón, los arcos de la zona del bajo empeine o zona de enfranques, y la punta, que abarca la zona de los dedos. Claro está que las medidas técnicas que aseguran el calce deberán ser respetadas. Son las medidas que garantizan que un zapato de mujer de punta cerrada estándar número 36, por ejemplo, mida en su interior, desde el punto central del contrafuerte o talón hasta el centro de la punta 24 centímetros. Que esa punta se eleve del plano de apoyo de la planta 1 cm en su largo estándar  y que aumente si hay largo suplementario, esa elevación denominada quebrante o familiarmente pique. También, para ese mismo ejemplo, deberá tener un espacio interior de 21,48 cm, medido a la altura del arco metatarsiano, que es la base de los dedos, considerando 8,21 cm en la plantilla de armado y los 13,27 cm restantes distribuidos en el corte armado. Y que este espacio esté calculado descontando el espesor de la plantilla de presentación. Este es el desarrollo técnico de una horma. Actualmente, la mayoría de las hormas traen unas protuberancias muy suaves en la zona en que hay que tomar esta medida (1ra y 5ta cabezas metatarsianas), denominada ancho de planta. Unos centímetros más hacia arriba hay otro ancho a tener en cuenta, es el ancho empeine, que por estándar, debería tener 1 cm más que el ancho de planta.
El diseño de hormas tiene en cuenta otras variables.

Qué tipo de calzado se va a armar?

Ballerina, abotinado, sandalia, borceguí, botineta, bota. Cada tipología afecta al diseño de la horma y debe conocerse al encarar el desarrollo. Una ballerina de taco mínimo con punta redonda necesita una horma con poca “madera” en el empeine para lograr ajuste en el desboque. Una bota pide una línea de talón más recta y mayor perímetro a la altura de la llave. Las puntas muy finas son un riesgo para la durabilidad de las hormas, las que tienen punta de metal serán entonces las más aconsejables. 


Qué tipo de cliente va a comprar y usar el producto?

 Características como la edad, el género, la oportunidad de uso, determinan el calce y también el aspecto que se busca en el producto terminado. Una horma para un náutico tendrá el “canotier” pronunciado para ayudar al asentado de la costura talabartera. Un deportivo exige amplitud en la horma pero no requiere articulación de la misma. Una zapatilla masculina casual suele tener inspiración deportiva pero no es calzado de performance deportiva, la horma responde más al uso que al estilo del calzado.

Otros ítems importantes

 El armado artesanal manual es menos exigente con las hormas que el armado a máquina, admite hormas de madera. Si se decide que la base irá semillada o se cuenta con máquina de cerrar y semillar base, la horma deberá tener protección metálica, en la zona del talón de la planta (chapa-talón). El articulado de las hormas es imprescindible para diseños con desboques altos. Ciertas máquinas de inyección directa al corte imponen un formato especial del cuello de las hormas. El vulcanizado requiere de hormas especiales para ese proceso.

Numeración francesa y equivalencia en cm

La numeración usada en Argentina para marcar las hormas y el calzado que se produce con ellas, es la francesa. Un punto de numeración francesa mide aproximadamente 6,66 mm. Entonces, para saber cual sería el largo estándar de una horma según el número marcado, se multiplica el mismo por 0,666 cm. Para un número 36 da 24 cm. Las numeraciones norteamericana e inglesa se basa en medidas por pulgadas con equivalencias aproximadas para la numeración francesa.

martes, abril 29, 2014

TENDENCIAS VERANO 14/15 ADELANTO INVIERNO 15 EN LA CIC

Una vez más, la CIC en conjunto con la Cámara de marroquineros, CIMA, convoca a la gente del INTI Textiles para presentar las tendencias para el verano 14/15 y un adelanto para el invierno 2015

domingo, abril 20, 2014

CAPACITACIÓN EN LA CÁMARA ARGENTINA DEL CALZADO


 

Es una conferencia muy interesante ya que hoy en día el cuero se ha transformado en un artículo premium, y como tal, debemos estar en condiciones de reconocer la clasifiación que de ello hacen las curtiembres.




CAPACITACION SIN CARGO
 EN CIC
Criterios para la clasificación de cueros
(Con inscripción previa)

La Cámara de la Industria del Calzado (CIC) junto a Patricia Casey, Doctora en Ciencias Químicas, orientación Química Industrial, egresada de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la Universidad Nacional de Buenos Aires y actual Presidente de AAQTIC (Asociación Argentina de los Técnicos y Químicos de la Industria del Cuero) y equipo, organizan una capacitación gratuita en la CIC para los socios de nuestra institución sobre “Criterios para la clasificación de cueros” donde se tratarán los siguientes temas:
·         Clasificación o selección de cueros en grados: cómo se realiza en la práctica.
·         Defectos naturales y de proceso que presentan los cueros semi y terminados - Defectos naturales más comunes en los cueros Argentinos: picaduras de mosca; garrapata; marcas de espinillo, Marcas de fuego, etc. 
·         Asignación de grados o selecciones según el artículo final que se va a confeccionar
·         Importancia de acordar previo a la compra la / las selecciones y el criterio de selección entre cliente y proveedor
 La charla tendrá una duración de 2 hs en total, de las cuales 1:30 h  serán explicaciones y 30 min. se responderán dudas y consultas de los participantes.
INFORMES E INSCRIPCIÓN: llamando al (011) 4958-3737 o vía e-mail a recepcion@camara-calzado.org.ar  
 Esperamos contar con su presencia.
 Lo saluda cordialmente.
                                                           Sergio Panossian
                                 Coordinador del departamento
                        Desarrollo Tecnológico, Asistencia Técnica y Capacitaciones                                                  
CAMARA DE LA INDUSTRIA DEL CALZADO
Av. Rivadavia 4323 (1205) Bs.As. Argentina Tel.4958-3737 Fax. 4958-3742


jueves, enero 02, 2014

Sobre botas y botines...



Botas y borceguíes

Si bien son parecidos y se usan en temporada de bajas temperaturas, botas, botinetas y borceguíes son bien diferentes en cuanto al modelaje. Los borceguíes por definición, tienen cordones, tiras con abrojos o hebillas o algún sistema similar de ajuste, las botas y botinetas pueden presentar o no cierre, y esto define como se desarrolla el modelaje.
Las botas sin cierre son llamadas, botas de tipo caño o de montar. El modelaje se realiza con gráficos de cañas, de medidas estándar que se adaptan a cada altura de taco y a cada horma, que debe ser necesariamente, una horma para bota de montar. Esta horma tiene material suplementario en la zona de la llave de la bota, que es la entrada del pie en la bota, (además de la salida de la horma una vez armada la bota). Esta llave es una medida que cambia según se trate de botas para niños, adultos, hombres y/o mujeres, variando también el ángulo sobre el que se aplica, de acuerdo a la altura del taco. Esta llave con su largo y ángulo reglamentario es la que se aplica en el gráfico. Luego, sobre este gráfico se ubica el patrón de horma y se desarrolla el molde.
En las botas tipo caño es fundamental el llamado talón gamuza en el forro para “trabar” el pie al caminar ya que este tipo de calzado no tiene otra forma de ajuste. Las botas vaqueras y las botas salteñas pertenecen a este grupo y el modelaje responde al mismo.
Las botas con cierre se diseñan sobre otro gráfico que acompaña la forma de la pierna con medidas estándar y su propia llave con largo y ángulo diferentes para cada altura de taco. La horma adecuada para este tipo de calzado también es específica y una vez obtenido el patrón de la misma, se ubica en el gráfico y se procede al modelaje.
En estas botas, es aconsejable hacer una abertura triangular en el borde superior de la caña y elastizarla, logrando un mejor ajuste al calzarla y exigir menos esfuerzo al cierre en caso de ajustar mucho la pierna.
De igual manera, botinetas con cierre y borceguíes, se desarrollan sobre gráficos estándar con su correspondiente llave y sobre los cuales se ubica el patrón de horma, horma que también presenta una medida diferente en la zona del empeine y que responde a la llave mencionada. Las botinetas vaqueras con elástico pertenecen a este grupo y en consecuencia el modelaje también.
Es importante tener en cuenta que se habla de la botineta con cierre, una botineta sin cierre debe ser diseñada y graficada como una bota caño y armada en una horma para ese tipo de calzado.
En el molde o ficha de producto, debería constar el ancho de cierre que se calculó en el modelaje y hay que usar ese ancho;  un ancho mayor produce un armado no centrado ya que el centro del corte se desplaza hacia el lado contrario al cierre, si es un ancho menor, el componente textil del cierre puede estirarse y romperse o bien, podrían debilitarse, los dientes del cierre o el deslizador, y romperse al poco tiempo de uso.
Es conveniente al aparar el cierre, si el forro no se preparó para que cumpla esa función, agregar un refuerzo tipo espigarella en la zona de tensión para que soporte el tirón del armado.
En el aparado, los bordes de la pieza que lleva el cierre se pegan junto a los dientes del mismo, sin embargo, las costuras hay que hacerlas a un mínimo de 2 mm de los bordes para no entorpecer la carrera del deslizador.
El cubrecierre brinda protección al pie del usuario y a la vez facilita la carrera del deslizador.
Los elásticos de hebillas y en general cualquier elástico funcional, deben apararse con espigarella o refuerzos similares y hay que cortarlos antes de sacar de horma el calzado.
La tendencia actual muestra borceguíes con cierre, y el modelaje responde a la técnica de la botineta con cierre y mantiene las reglas del borceguí. La lengüeta es más que una pieza secundaria, cumple la función de proteger la delicada zona del empeine de ojalillos mal remachados y/o cordones muy ajustados, por esta razón es importante que en el aparado sea bien posicionada para que cumpla con su función adecuadamente y no se tuerza al caminar, y si el estilo del calzado lo permite, debe forrarse con un material suave y rellenarse con algún tipo de material espumado.

La elección de la horma también define la altura del contrafuerte, cuando la horma es la correspondiente, el contrafuerte puede tener la altura recomendable para brindar la estabilidad necesaria; en una bota o borceguí, el pie y parte de la pierna, están contenidos en el calzado y deben moverse como un todo y en realidad, las partes que intervienen en el caminar, pies, tobillos, piernas lo hacen con movimientos articulados, secuenciales e independientes. Además, el material del contrafuerte deberá ser más grueso que el usado comúnmente y por esto, sus bordes deben ser rebajados a cero.
El margen de armado, si bien siempre responde al tipo de material y sistema de montado, para un cuero de espesor medio, en armado convencional, el margen debería ser de 18 a 20 mm. La zona donde asienta el taco, conocida como base, debería “semillarse” para lo cual es necesario que las hormas tengan chapa en el talón de la planta y que la plantilla de armado cuente con refuerzo de cartón fibra en la misma zona.
Es fundamental el cambrillón aún en los tacos bajos.

Para brindar más confort, puede adosarse a la plantilla de armado goma EVA de 2 o 3 mm.
Para planchar mejor las cañas, se pueden reforzar con un no tejido autoadhesivo, que brinda firmeza y mantiene flexibilidad.
Una mención especial para las botas y borceguíes que se van a subir a las plataformas este invierno; este tipo de base no permite la flexión al caminar y obliga al pie a suplir esta falta con movimientos extras que a su vez, se ven limitados por las cañas, provocando malos esfuerzos y tal vez, consecuentemente, dolores musculares o tendinitis. La moda no incomoda?

domingo, noviembre 03, 2013

Pasantías en calzado



PASANTIAS EDUCATIVAS EN EMPRESAS
TECNICATURA UNIVERSITARIA PARA LA INDUSTRIA DEL CALZADO - UNIVERSIDAD DE LA MATANZA
 Sistema de pasantias educativas que ofrece el sistema educativo nacional.
A través de este mecanismo la empresa podrá incorporar estudiantes de la educación superior (universitarios) con las siguientes ventajas y características:
Þ      Incorporación de estudiantes mayores de 18 años
Þ      Los estudiantes  realizan una pasantía educativa, es decir actividades formativas relacionadas con la propuesta curricular de la carrera  y apunta a generar mecanismos fluidos de conexión entre la producción y la educación
Þ      Los estudiantes seleccionados suscriben un acuerdo individual con la universidad y la empresa, que contiene las condiciones específicas de la pasantía educativa
Þ      Las pasantías educativas NO originan ningún tipo de relación laboral   entre el pasante y la empresa
Þ      Si luego de la pasantía educativa se contrata a la persona por tiempo indeterminado, no se puede hacer uso del período de prueba del artículo 92 bis de la Ley de Contrato de Trabajo
Þ      La duración de las mismas será de entre 2 y 12 meses, pudiendo prorrogarse por 6 meses más, con una carga horaria máxima de 20 horas semanales
Þ      Los pasantes reciben una suma de dinero en carácter no remunerativo en calidad de asignación estímulo, que se calculará sobre el salario básico del convenio colectivo aplicable a la empresa, y que será proporcional a la carga horaria de la pasantía
Þ      Los pasantes reciben, conforme a las características de las actividades que realicen, todos los beneficios regulares y licencias que se acuerden al personal según se especifique en la reglamentación. Asimismo se debe otorgar al pasante una cobertura de salud cuyas prestaciones serán las previstas en la Ley 23.660 —Ley de Obras Sociales —
Þ      Las empresas interesadas en incorporar pasantes deben firmar un convenio de pasantias con la Universidad seleccionada, y en el caso de la UNLAM ofrecemos instructivos y mesa de ayuda para la realización del trámite, que dura alrededor de una semana, y a partir de ese momento la Universidad realiza la búsqueda del perfil solicitado

LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE LA MATANZA – UNLAM – OFRECE DESDE EL AÑO 2009 – LA TECNICATURA SUPERIOR EN PROCESOS INDUSTRIALES – ORIENTACION INDUSTRIA DEL CALZADO.
CÁMARA DE LA INDUSTRIA DEL CALZADO
Rivadavia 4323 CABA Tel. 4958-3737  cic@camara-calzado.org.ar
 www.calzadoargentino.org.ar